¿Residencia o Asilo?



Cuando hablamos de institucionalización de Personas Mayores se nos viene a la mente la idea de asilo. Sin embargo, y aunque es probable que aun se conserven algunas cuestiones propias de estas instituciones, tal concepto pertenece al pasado. Ciertamente, es más cercano a la realidad pensar en “Residencia” o “Geriátricos” que son establecimientos con intervenciones interdisciplinarias, conducción profesional y que resuelven problemas específicos. El médico, el psicólogo, el trabajador social y el asistente gerontológico conforman el personal fundamental para el abordaje que sostiene, apoya y asiste a las personas que residen en los hogares.

A partir de los 80 años, las enfermedades que provocan dependencias crecen sustancialmente y, por ende, el número de personas que requerirá cuidados y asistencia en una residencia de reposo.

A modo de resumen diremos, pues, que los beneficios obtenidos en calidad de vida y longevidad en una residencia de retiro son mayores cuando el adulto mayor no recibe la atención y los cuidados necesarios en casa por la familia y en la residencia la expectativa de vida saludable aumenta y, a la par, va obteniendo una mayor participación social sin estar expuestos a múltiples factores de fragilización y desarrollo de enfermedades ya que tiene el apoyo y cuidados para poder sostenerse brindado por la institución geriátrica o residencia de retiro que cuenta con las especificaciones necesarias al asumir esa función.

Cada vez se incrementa más la cantidad de personas que requieran cuidados. La observación de las tendencias sociales hace pensar que los cuidadores informales (casi siempre familiares y mayoritariamente mujeres) no estarán siempre disponibles, y capacitados, para atender su problemática.

Aquí es donde la Residencia de Retiro para personas Mayores adquiere significativo valor como la organización más apropiada para satisfacer tal necesidad.

Las políticas públicas para la tercera edad deben contribuir a fortalecer la independencia y autonomía de las personas de más edad, deben trabajar en la promoción y prevención de la salud con una visión ampliada de la misma, donde lo social y lo psicológico no sean menos importantes que lo biológico, deben generar y hacer accesible un cúmulo de dispositivos basados en las necesidades diferentes y que contemple la diversidad y dignidad de los adultos mayores, donde la Residencia de retiro no es más que uno de los engranajes de este cuerpo integral, progresivo y apropiado para resolver problemas complejos y específicos de esta población.

Nuestros Servicios

  • 14 Villas a elegir
  • Cuidado asistencial 24/7
  • Servicio de Belleza
  • Vigilancia Médica
  • Respuesta rápida en caso de emergencia
  • Contacto con especialistas, laboratorio y ambulancias
  • Más de 100 personas a su servicio
  • Supervisores de calidad permanentes
  • Seguridad municipal
  • Visitas en horario abierto
  • Terapia ocupacional
  • Exquisito menú
  • Servicio de lavandería y limpieza
  • Pañales incluidos
  • Extensión telefónica en cada villa
  • Videoconferencias con parientes lejanos



BLOG